deu    
fr    
en    
eus    
es    
Tuiter   Facebook  
Buscar 
Roncesvalles
Roncesvalles
 

EL ARTE DEL VALLE

[Ver el mapa de la zona] 
 

"Monumento al peregrino", de Oteiza, en Luzaide-Valcarlos

Camino de Ultrapuertos

Además de Orreaga-Roncesvalles, en la parte oriental del pirineo navarro, se enmarcan también las localidades de Luzaide-Valcarlos y de Auritz-Burguete.

  • Luzaide-Valcarlos está situado justo en la frontera, pero al otro lado de los Pirineos, y es el único pueblo de la antigua merindad de Ultrapuertos. Entre sus joyas artísticas figuran la parroquia de Santiago Apóstol, la ermita de Santa María Magdalena y el puente internacional de piedra. También hay que destacar el "Monumento al Peregrino", del escultor Jorge Oteiza.

Imagen de la iglesia de Auritz-Burguete.

  • Auritz-Burguete es un pequeño pueblo conformado por una calle, que fue creado por el tránsito de peregrinos jacobeos que atravesaban el lugar en 1124. Aunque fue arrasado por el ejército francés en 1794, todavía conserva su puente medieval de un sólo ojo.

Puente medieval de Aribe.

Valle de Aezkoa

El valle de Aezkoa está situado al este-sudeste de Orreaga-Roncesvalles y lo componen nueve pueblos que se extienden dentro del triángulo que forman Garralda, Orbaizeta y Abaurregaina-Abaurrea Alta. Todos ellos están salpicados de obras románicas y góticas, así como de hórreos pirenaicos, declarados de interés cultural en 1993.

  • Garralda, el más occidental de todos los núcleos urbanos del valle de Aezkoa, fue reconstruido después del terrible incendio que lo asoló en 1898. Dentro de su patrimonio artístico destacan el crucero de fuste renacentista, que fue repuesto en lugar de la cruz de piedra medieval arrasada en 1794, y el hórreo "Masamigelena".

     

  • Aribe, sede de la Junta General del valle, cuenta también con un hórreo pirenaico ("Domench") y con un puente medieval que cruza el río Irati.

Uno de los hórreos de la localidad de Aria.

  • Aria, donde también se pueden encontrar cuatro hórreos ("Apat", "Etxeberri", "Jamar" y "Jauri"), posee una pila bautismal románica dentro de la iglesia de San Andrés Apóstol.

     

  • Hiriberri-Villanueva de Aezkoa

    destaca por el retablo de la iglesia gótica de San Salvador, que data del siglo XV. Tiene también cuatro hórreos ("Elizondo", "Reka", "Portal" y "Jauki").

     

  • Garaioa cuenta con una iglesia gótica del siglo XIII dedicada a San Andrés Apóstol y con un hórreo pirenaico ("Maisterra").

     

  • Abaurrepea-Abaurrea Baja acoge la iglesia gótica de San Martín de Tours, con su coro de piedra del siglo XVI. También hay que resaltar el crucero renacentista que se encuentra a la entrada del pueblo.

Vista aérea de Abaurregaina-Abaurrea Alta.

  • Abaurregaina-Abaurrea Alta es el pueblo más alto de Navarra. Se asienta a 1.032 metros de altura y en él se encuentra también, al igual que en su vecino, una iglesia gótica dedicada a San Martín de Tours, con su coro pétreo del siglo XVI. Tiene expuestas, además, numerosas estelas medievales.
     
     
  • En Orbara se localiza la iglesia gótica de San Román, del siglo XIII. Además de poseer un hórreo ("Jabat"), aquí se halla el puente medieval Zubialdea en el que, según cuenta la leyenda, confundieron con un queso el reflejo de la luna en el agua.

     

  • Orbaizeta es una de las localidades más singulares del valle, ya que cerca de ella se asienta la que fue, durante un siglo, Real Fábrica de Armas, y para cuya instalación el valle cedió una parte de monte, que ha recuperado recientemente. La fábrica, hoy en ruinas, constituye una joya de la arquitectura industrial del siglo XVIII.

Detalle de uno de los relieves de Santa María de Arce.

Valle de Arce

Situado al suroeste del valle de Aezkoa, entre los ríos Urrobi e Irati, el valle de Arce contiene una joya del románico navarro, que no puede dejar de visitarse.

  • Arce. Poco antes de llegar a Zandueta, un pequeño puente que cruza el río entre los árboles, y que hay que cruzar a pie, nos conduce en pocos metros a la ermita de Santa María de Arce. Su estructura, de planta rectangular y cabecera semicircular, está cubierta de una bóveda de medio cañón reforzada con arcos fajones y, en su conjunto, resalta la sorprendentemente armonía de sus proporciones y la delicadeza de sus relieves. Éstos son particularmente llamativos tanto en el tejadillo que cubre la portada como en la portada misma.

Exterior de la ermita de Santa María de Arce

Asimismo destacan los capiteles decorados con formas vegetales y con escenas sobre pasajes del Nuevo Testamento. Uno de los ejercicios más interesantes a la hora de visitar Santa María de Arce es contemplar detenidamente las decenas de pequeños detalles incluidos en estos relieves y capiteles.